Cátedra Beethoven [1]: preliminares a Bach

En su momento, el músico que conocemos simplemente como Bach fue conocido como gran intérprete del teclado, y en especial del órgano, pero en ningún sentido fue visto como el genial compositor que terminaría por ser para todos mucho luego. Esto da lugar a que Otto de Greiff afirme que Bach no influyó en la música, pero por supuesto que sí lo hizo, aunque mucho después de haber muerto. Mozart, por ejemplo, aprendió de obras suyas que conoció gracias a Carl Philipp Emanuel Bach, el hijo más célebre de Johann Sebastian, compositor incluso de más prestigio que su padre y … Continue reading Cátedra Beethoven [1]: preliminares a Bach

Sobre Lezama y nuestras historias

Por supuesto que es rebatible, y parece un despropósito, cuando digo que en los sesenta los latinoamericanos estamos ya valorando nuestras historias. A lo que me refiero con historia o con valorar no puede ser lo mismo que hacían los costumbristas, o el realismo que los avaló y taró. Justamente, si en los años sesenta hay una depuración máxima de las influencias de la vanguardia europea en nuestra literatura, esto se debe a unas mismas fracturas en Europa y América con la vida moderna, o sea también con el realismo, que incluso, según Lezama, cuando analiza en ‘La expresión americana’ … Continue reading Sobre Lezama y nuestras historias

Invocación a Luis Alberto, a 25 años de su muerte

MANIFIÉSTATE Hola… Te escucho… Querido Luis, una cosa es escribirte, otra era hablarte. Pero si te digo que te escucho, que muchas veces he sentido –y de muchas formas– tu presencia, es porque, también, una cosa era oírte y otra leerte. De hecho, leerte hoy es saberte vivo. Y estas palabras son algo más que una metáfora, eso de que el otro que fallece vive mientras uno lo recuerde. Así que, en cierto sentido, te escribo sabiendo que nuestra comunicación es más íntima que la de la usual conversación, en cierto sentido. En cierto sentido, sí, porque también otra cosa … Continue reading Invocación a Luis Alberto, a 25 años de su muerte